Un día más la jornada ha comenzado con un buen desayuno temprano en nuestro apartamento en Brooklyn, unas buenas tostadas y un zumo para salir a la calle con las pilas puestas. Nuestra primera parada de hoy sería Chelsea Market que es una especie de pabellón industriar reconvertido en zona de restauración con unos cuantos locales interesantes donde comer, tomar un café o simplemente dar un paseo. Gente conocida nos había hablado de la maravilla de langostas que se pueden comer en este lugar, pero las 9AM no es momento de langostas. Nos dimos una vuelta por el mercado, aprovechamos para ir al baño y al siguiente punto.

chelsea market new york
Chelsea Market es sin duda un lugar peculiar
chelsea market new york
Chelsea Market, una especia de nave industrial convertida en centro gastronómico

El siguiente punto de la ruta es un curioso parque alargado que se ha construido a lo largo de una antigua via de tren, el Highline. Sin duda uno de los rincones que mas me ha gustado de Nueva York. Lejos del trajín y espectacularidad de los edificicios de la quinta avenida, este remanso de paz te hace disfrutar de la ciudad de una manera más slow. Es un bonito paseo con vistas al barrio de Meatpacking de casitas bajas, lleno de galerías de arte y con mucho encanto.

highline new york
Laura por los caminos elevados de Highline
highline new york
Accesos y vistas desde el Highline

Tras bajar de las alturas del Highline nos dimos una vuelta por el barrio de Meatpacking que está lleno de galerías y artistas bohemios que en el remanso de paz de este barrio hacen funcionar sus brillantes cabezas lejos del mundanal ruido de la gran urbe. Unas manzanas más abajo se extiende el barrio de Greenwich conocido por sus casitas bajas y al igual que Meatpacking por ser un barrio tranquilo por donde pasear tranquilamente. En este barrio se encuentra la fachada de la cabecera de la serie “Friends”

greenwich seco en nueva york
La casa que aparece en la serie de Sexo en Nueva York, en el barrio de Greenwich
greenwich nueva york
Un barrio tranquilo que ve la gran manzana al fondo, Greenwich
meatpacking district
Por las calles del barrio de Meatpacking

Despues de este remanso de paz tocaba volver a la gran manzana para hacer nuestra primera subida al Empire State, ya que con la New York City Pass teníamos posibilidad de subir dos veces, una de día y otra a la noche. El día no era el mejor del mundo, pero bueno venir en Noviembre tiene estas cosas. Aunque también tiene cosas buenas, solo 4 colgados como tu suben al Empire State en esas fechas. La verdad es que los datos de este edificio son escalofriantes, a mi el que más me chocó es que se construyera en solo 11 meses y encima por debajo de lo presupuestado, ver para creer. Ya desde arriba contemplamos las espectaculares vistas de la gran manzana. Low Manhattan escondida entre la bruma, pero a decir verdad también tiene su encanto.

selfie empire state
Si, a veces también nos hacemos “selfies”, pero sin palo.
flatiron empire state
Vistas del Flatiron desde el Empire State

Ya de nuevo a nivel de mar, pusimos rumbo al embarcadero que está al oeste de Manhatan a la altura de la 43 para coger un ferry que nos daría una vuelta por el rio hasta el puente de Brooklyn al atardecer. Ya habíamos realizado el viaje en ferry a Staten Island (que es gratis) pero este (inlcuido en la City Pass) tiene su encanto ya que vas hasta el puente de Brooklyn y pasas realmente cerca de la estatua de la libertad que como no teníamos intención de visitar nos servía más que de sobra para darla por vista. Esta vez si con un atardecer de pelicula el día nos dejaba, a unas tempranas 17.00 de la tarde, poco antes de llegar de vuelta al puerto del que habíamos salido.

ferry circle line
Vistas desde el ferry
estatua de la libertad
Una pasada rasante por la estatua de la libertad
atardecer ferry manhattan
Un atardecer de pelicula desde el ferry
skyline manhattan
Míticas vistas del skyline de manhattan

Ya con noche cerrada nos acercamos de nuevo al Empire State para subir y ver Manhattan encendida, pero nuestro gozo en un pozo, la segunda visita había que hacerla después de las 20.00, así que nada un nuevo paseo a Time Square para comernos unos M&Ms de la tienda más grande del mundo de la marca, sentados contemplando las pantallas que bombardean publicidad.

Ahora si, pasadas las 20.00 volvimos a contemplar Manhattan con todas sus luces y su encanto nocturno. Esta vez sin pararnos con las explicaciones de la audioguia ni nada la visita fue rápida y antes de las 22.00 estábamos cenando tan ricamente en casa para cerrar los ojos a una hora prudente para arrancar de nuevo pronto al día siguiente

limusina times square
Times Square, siempre en movimiento
topless times square
En Times Square te puedes encontrar casi de todo
tienda m&m times square
Comprando unos pocos M&M`s
empire state noche
Vistas del skyline desde el Empire State

Leave a comment