Una vez más el ansiado día de arrancar las vacaciones llegaba. Con el horario previsto salimos rumbo a la Gran Manzana para pasar una semana pateando las calles más fotografiadas del mundo. 8h y tres películas después estábamos aterrizando en el aeropuerto más concurrido del mundo. Finalmente y 12h después de haber salido de casa nos reuníamos con el inquilino de nuestro apartamento en una zona residencial de Brooklyn con sus casas made in serie de televisión. Una vez acomodados y ya con ojeras de las serias nos dimos un garbeo por el barrio para cenar y a la cama a recargar las pilar para el día siguiente.

Hoy visitaríamos el barrio de Harlem para poder acudir a una de las famosas misas gospel que se celebran en muchas de las iglesias de este distrito de New York. Harlem es muy peculiar, sus calles huelen a historia afroamericana y si encima paseas por ellas un domingo a la mañana verás a la gente vestida de domingo, pero lo de aquí es vestir de domingo de verdad. Señoras con grandes tocados que se dirigen a misa a darlo absolutamente todo pasean por las calles de Harlem.

Y como estaba previsto nos acercamos a la iglesia de Greater Temple Refuge, gracias  a las recomendaciones de nuestro blog amigo tierrasinsolitas, ya que el problema de ir a las iglesias que aparecen en las guías es que están repletas de turistas y se pierde un poco la esencia, por lo que es recomendable ir a una iglesia más pequeña y humilde y ver de primera mano como celebran su día la gente de Harlem.  Vivir una misa gosspel es algo surrealista cojas por donde lo cojas, he pasado nocheviejas con menos fiesta que la misa gospel que vimos, una pena no tener fotos ya que están prohibidas. El pastor y todo el coro van llegando a una especie de catarsis colectiva que llega a atrapar a muchos de los asistentes que se vienen arriba de una manera indescriptible. Señoras que tras acabar la misa tienen que coger el bastón se rompen de una manera que ya quisiera yo. Todo esto sin dejar atrás las voces negras que te hacen temblar hasta los más interior de tus entrañas. Sin duda un plan imperdonable en New York que obviamente hay que tratarlo con respeto, no es un espectáculo de Broadway ni son monos de feria, hay que ser educados seguir las indicaciones y estar muy atento a todo lo que sucede en las casi dos horas que dura la celebración. Y si, ahora entiendo el concepto de llamar a una misa celebración, aquí se celebra y bien celebrado.

teatro apollo harlem nueva york
Laura con cara de “quecansoeres” tras estar esperando 15min mientras hablaba con un nigga que me acusaba de racista por no comprarle un CD
calles harlem nuew york
Laura con todo el “flow”

Tras el subidón de la misa Gosspel nos fumos caminando por las calles de Harlem hasta la catedral de San Juan el Divino cuyo interior sorprende por la altura y verticalidad de sus muros, aunque tampoco tiene mucho más que ver, encima nosotros la pillamos con obras. Un poco más adelante está el campus universitario de Columbia, retratado en mil películas y cuna de decenas de genios como Einstein. Como dos universitarios nos sentamos a comer en un restaurante cercano para recargar las pilas para el plato fuerte de día, la NBA. New York Nicks contra los Angeles Lakers en el Madison Sqare Garden.

calles de nueva york taxi
De camino a la universidad de Columbia
columbus university new york
Mitica Columbus University

Sin haber pisado aún el corazón de Manhattan y directamente desde el metro llegamos al corazón del Madison Square Garden que rebosaba hasta la bandera de gente con ganas de Basket. A través de la cristalera según subíamos las escaleras teníamos el primer “pantallazo” de la gran Manzana mientras comenzaba a sonar la música del espectáculo previo al partido. Como adolescentes en su primer concierto corrimos a nuestros asientos para no perdernos ni un minuto.

Calderón y Koby Brian en la pista, el partido comenzaba. La verdad es que los partidos de la NBA no son especialmente divertidos, prefiero la liga europea, pero bueno esto ya lo sabíamos. Pero estar en el corazón de basket mundial, viendo a los mejores jugadores del mundo  y en un pabellón donde se han vivido las mejores veladas deportivas de las últimas décadas hacen que el plan merezca la pena. El partido estuvo bien y como me suele gustar al final el pequeño se comió al grande y Los Knicks acabaron con los Laker haciendo el último cuarto un buen espectáculo. Sin duda si algo es sorprendente en la NBA es en los entretiempos, en el fondo no hacen nada que no se haga en la liga europea, pero lo hacen a lo grande. Y como reacciona la gente cuando aparece en las pantallas gigantes está a cientos de años luz de como funciona el publico en el viejo continente. Hay que verlo para creerlo. Otra cosa que a mi me llamó la atención es el “silencio” que se vive durante las jugadas, acostumbrado a las peñas de la liga española, no oír a peña jaleando y pitando los tiros libres me resultó algo chocante.

nba basket madison square garden
Vivir cualquier cosa dentro de ese recinto es épico

Finalmente y tras una bonita velada de basket, pisamos el corazón de New York, enfilamos la séptima avenida hasta Time Square donde habíamos quedado con unos amigos para tomar un cerveza. Una buena charlotea y consejos de nuestros amigos que ya terminaban su estancia en New York y ya comenzaba a ser hora de volver al apartamento para reposar y prepararnos para el día siguiente.

taxi nueva york
Ney York City en estado puro
us navy times square
La US Navy deajandose fotografiar por Times Square
times square new york
Primeros paseos por Times Square

1 Comment

  • Erik (Tierras Insólitas)
    Posted 20/11/2015

    Muchas gracias por la mención!!!!! Me alegro que os gustase la misa Gospel. Para nosotros fue una pasada, cómo lo viven y como llevan sus biblias para subrayarlas.

    Un Abrazo!!!!!!

Leave a comment