La noche transcurrió sin muchos sobresaltos, sin no incluimos la chupa de agua que cayó a la noche y que encima dentro de la tienda suena 3 veces más, así que salvo el sobre salto de la lluvia todo transcurrió con normalidad y dormimos plácidamente. Bueno, tampoco tan plácidamente, el que escribe estas lineas tuvo que hacer 4 visitas al baño, y eso en esta tesitura es un poco coñazo. Resulta que las pastillas que hemos empezado a tomar para el mal de altura (Edemox) son diuréticas y te hacen ir mucho al baño, así que es una jodienda en ese aspecto.

kilimanjaro ruta rongai
Un pequeño alto en el camino

kilimanjaro camaleon
Algunos compañeros de viaje

 

kilimanjaro ruta rongai tienda de campaña
Hotel de millones de estrellas, aunque a veces cueste verlas.

 

A primerísima hora de la mañana un par de baldes con agua caliente nos reciben a los pies de la tienda. Ese va a ser todo nuestro aseo en los próximos 6 días, pero la verdad es que se agradece poderse pegar una lavado gatuno a las mañanas para desperezarse un poco. Tras un desayuno con Filex y sus indicaciones para el día de hoy arrancamos la segunda etapa de la ascensión que nos llevaría en unas 3h al siguiente campamento, The Second Cave a unos respetables ya 3450 mts. La etapa sin mucha complicación transcurrió bajo un sol más que agradable y al ritmo “pole, pole” al que ya comenzábamos a acostumbrarnos.

Tras llenar la panza y echarnos una siesta nos esperaban Filex y Abraham (nuestro segundo guía) para una pequeña caminata de poco más de 1h para seguir aclimatando el cuerpo y que todo transcurra sin sobre saltos. Un paseo agradable y cómodo con unas vistas preciosas del Kilimanjaro. Así que sin comerlo ni beberlo el segundo día estaba visto para sentencia, una cena a base de las deliciosas cremas del cocinero y al sobre a reponer fuerzas para el día siguiente.

Leave a comment