Un día más nos encontramos con Gopla en la puerta del hotel con su coche siempre listo e inmaculado para seguir desgranando los rincones de este país  Hoy ha sido un día un poco transitorio, había una buena tirada de kilómetros hasta Pushkar. Técnicamente no son muchos kilómetros pero las carreteras aquí son las que son y ante la posibilidad de que en la carretera puedan aparecen vacas, camellos o cualquier otra cosa que se mueva pues es imposible viajar a más de 90 km/h.

Antes de poner rumbo a Pushkar visitamos otro palacio de la zona. Se trataba de un palacio que mandó construir el Maharajá que consta de 350 habitaciones, casi nada. Actualmente es la residencia habitual del Maharajá aunque parte del palacio también es usada como hotel.

La visita no deja de ser otra más, el edificio es espectacular, pero por dentro poco que reseñar. Pero mientras contemplabamos el interior se confirmaba lo que al principio nos pareció una anécdota y que se está convirtiendo en la tónica general en esta cultura. De la misma manera que nosotros sacamos fotos a la gente de este país, a ellos les resulta interesante sacarse fotos con la gente de fuera. A estas alturas ya nos han parado al menos una vez cada día para pedirnos a ver si pueden sacarse una foto con nosotros, pero es que esta vez fue algo digno de mención.

En un intento de sacar una foto a Laura en un patio interior un grupo se acercó para pedirle si se podían hacer una foto con ella, Laura obviamente accedió. El efecto llamada fue inmediato. Uno tras otro un grupo de unos 3 o 4 lugareños quisieron apuntarse al photocall también. Un rato después por fin pude sacar la foto a Laura sola.  Sentirse David y Victoria Beckham es algo que nos resultó curioso al principio  pero como digo se está convirtiendo en un hábito, sin ir más lejos ayer una familia entera quiso fotografiarse con nosotros e incluso le decían a la más pequeña que le diera un beso a Laura para la foto. Realmente curioso, hemos pensado empezar a pedir rupias por nuestros derechos de imagen.

AA121031_061746

AA121030_130928

Ya estaba todo visto, ahora quedaba un largo viaje hasta Pushkar pero para amenizar paramos en una lonja de textiles para hacer algunas compras. Gopla nos llevó a una y como en prácticamente todos estos sitios, el chófer que lleva  la carnaza a la boca del tiburón suele llevarse comisión La verdad es que no lo sabemos a ciencia cierta, pero oye antes de que nos timen en cualquier otro sitio que nos timen en familia. Gopla es un hombre bueno y servicial y los precios de la tienda eran más que razonables así que como un día de rebajas recorrimos las dos plantas de la lonja abriendo bolsas y disfrutando de un delicioso té mientras nos enseñaban el género. Prácticamente una hora después salimos con unas cuantas bolsas de más y unas cuantas rupias de menos, pero mi madre disfrutará de un buen pañuelo de Cachemira.

AA121031_083055

Con el maletero un poquito más lleno pusimos rumbo a nuestra siguiente parada Pushkar. Pushkar es una ciudad que no acabamos de entenderla bien, se trata de un lugar tremendamente sagrado, un pueblo construido alrededor de un lago donde se esparcieron las cenizas de Gandhi y donde la gente acude a purificar su alma. El término purificar es realmente divertido ya que con la de mierda que tiene ese agua, purificar lo que se dice purificar no sé yo.

A los alrededores del lago, donde solo se puede acceder descalzo (creo que he andado más descalzo que calzado en lo que llevamos de viaje),  al ritmo de tambores y envueltos en una nube de incienso la gente mojaba sus cuerpos para el perdón de sus pecados al tiempo que el sol nos dedicaba sus últimos rayos. Digo que no acabamos de entenderla porque de la misma forma que se respira espiritualidad, sus calles de hallan repletas de tiendas de ropa, souvenirs y demás comercios.

Es el sitio donde más turistas nos hemos encontrado (sobre todo gente hippie), a pesar de ser el sitio con menos cosas para visitar, el lago y poco más. Hablando con gente y con el propio Gopla terminamos de entender el porqué de todo aquello. Pushkar debe ser el Ibiza indio, salvando las distancias. Se trata de un destino lisergico, la gente acude a pasar una temporada consumiendo opio y si consiguen no quedarse atrapados en un bucle infinito, volver a su lugar de origen pasadas una semanas. Esto lo explica todo sin duda!

AA121031_143017

Paseando por la noche por las 4 calles de Pushkar, nos sucedió una cosas que todavía nos sigue rondando la cabeza si hicimos bien, o nos timaron con todas las de la lay, os lo cuento a ver que os parece. Resulta que mientras paseábamos se nos acercó un crío, tenía unos 12 años con aspecto realmente pobre pidiendo. Esto no es nada nuevo, la diferencia es que este no pedía dinero sino comida. Obviamente accedimos, y mientras nos contaba algo de su vida en inglés (posiblemente un inglés mejor que el mio, acojonante) nos llevaba a una tienda.

La verdad es que resultaba un poco extraño, tras pasar varios puestos de comida nos llevó a un callejón donde había un especie de tienda de alimentos básicos, no un chiringuito de comida. Nos contaba que con un paquete de harina en su familia comían un mes y que era lo que necesitaba. Un poco acorralados la verdad accedimos y le compramos el paquete de harina, pero me sigo preguntando si ese paquete de harina acabaría en alguna tortita de pan o volvería a la misma estantería a la espera de unos guiris a los que hacer chantaje emocional. Sea como fuere el timo estaba currado, así que debatiendo si nos habían timado o no fuimos deshaciendo el camino hasta llegar al parking donde nos esperaba Gopla para acercarnos al hotel. Allí disfrutamos de una merecida cena y nos retiramos a nuestros aposentos un día más.

AA121031_154346

[bdotcom_bm bannerid=”3983″]

5 Comments

  • Erik (Tierras Insolitas)
    Posted 02/11/2012

    Muy bien Lope!!! Que envidia me dais cuando os veo lo fácil que hacéis migas con los niños, cosa que nosotros somos incapaces…

    Sobre lo del timo o no timo, siempre os quedará la duda, jejejeje. Cuando nosotros viajamos a Marruecos leí varios hilos y blogs que hablaban sobre un tema en común: regalos a los niños. Comentaban que no había que dar regalos a los niños ya que estos se acostumbraban a obtener cosas de los turistas y preferían estar en la calle pidiendo que ir al cole a estudiar (cosa que debe ser gratis) y lo que había que hacer es dar esos regalos a los padres de los niños para que éstos se los repartiesen a sus hijos.

    No sé si esto mismo pasará allí en la India pero sí que es cierto que si un niño viene a pedir comida, no puedes decirle que no…

    Vosotros habéis hecho una buena obra y quedaros con eso. Un Abrazo!!!

  • Aitor
    Posted 03/11/2012

    Efectivamente Erik, el tema de los regalos a los niños es muy delicado y siempre que les saco fotos lo hago sin que ellos se den cuenta y si me ven y me piden dinero no les doy precisamente por lo que comentas. Pero claro cuando te piden comida la cosa cambia,..

    Aunque ayer me paso una cosa curiosa al respecto de lo que hablaré en la siguiente entrada, a ver si me da tiempo a escribirla hoy!

    Un abrazo!!!

  • Nieves
    Posted 03/11/2012

    Esta es la esencia de los viajes,estar con la gente y ver su realidad.Seguro que te acordarás siempre de ese niño.

    Si le proporcionasteis una sonrisa pícara por haberos timado.
    no te consideres timado.Para él fue un momento de felicidad.
    Un beso pareja.

  • Sabina
    Posted 07/11/2012

    Es un timo fijo! A mí me paso algo parecido y el niño casualmente sólo quería que le comprasemos la comida en una tienda en cuestión, cuando había un montón alrededor con los mismos productos…cuando se lo dije no me lo negó, los padres usan a sus propios hijos porque qué persona le negaría comida a un niño? Pero es igual, sigue disfrutando del viaje! 🙂

  • Aitor
    Posted 07/11/2012

    Si, una vez en la tienda empecé a verle las orejas al lobo, en este caso no había más “supermercados” cerca, solo tiendas de comida lista para servir, por lo que parecía tener lógica que nos llevara hasta esa a por harina. Pero si, yo tb. me inclino más por el timo, piensa mal y acertarás!

Leave a comment